España comparte datos de usuario de empresas nacionales de criptomonedas con países de la Unión Europea – Reglamento de noticias de Bitcoin

El gobierno español no deja de imponer su dura postura sobre las criptomonedas, pues llega otra regla para fortalecer las existentes. Un real decreto recientemente emitido alinea la normativa actual con las directivas de la Unión Europea sobre blanqueo de capitales (AML).

La regla está en línea con las políticas europeas AMLD5

Según el decreto publicado En el boletín oficial del estado, las leyes españolas ahora siguen la directiva 2018/843, comúnmente conocida como AMLD5. En particular, los intercambios de criptomonedas y las empresas custodias deben compartir los datos de los clientes con todo el bloque europeo.

Dicho esto, las empresas criptográficas nacionales deberían registrarse ante las autoridades españolas como «nuevas entidades obligadas» a cumplir con la regla. Un extracto del decreto dice:

La creación de este registro va acompañada del establecimiento de la obligación de las personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica de obtener, conservar y actualizar esta información sobre el beneficiario final y facilitarla a las autoridades y sujetos obligados. En este contexto, tanto los datos como la información deben mantenerse en este registro y se aclaran las personas específicas responsables de su mantenimiento y actualización.

Definición de criptomoneda en el real decreto

Además, los fondos de cobertura criptográficos también están obligados a seguir el nuevo procedimiento, que también solicita a todas las empresas involucradas que informen de las «transacciones sospechosas» a las autoridades.

Es interesante observar que otro requisito de la norma promulgada tiene como objetivo recopilar datos con referencias cruzadas con otros en toda Europa y así abrirlos al «acceso público».

El decreto también define las criptomonedas que deben cumplir con la ley:

Se entenderá moneda virtual como una representación digital de valor no emitida ni garantizada por un banco central o autoridad pública, no necesariamente asociada a una moneda legalmente constituida y que no tiene la condición jurídica de moneda o dinero, pero que se acepta como medios de intercambio y pueden ser transferidos, almacenados o intercambiados electrónicamente.

¿Qué opinas del nuevo real decreto publicado por el gobierno español? Háganos saber en la sección de comentarios.

Créditos de imagen: Shutterstock, Pixabay, Wiki Commons